El Pensamiento del Libre Albedrío

Existen infinidad de polémicas respecto al tema del libre albedrío y antes de comenzar, yo no había pensado en el tema por falta de información Bíblica.

Me encuentro ahora en la necesidad de escribir al respecto ya que muchos hermanos en la fe cristiana lo siguen utilizando como si fuera un Don divino y que Dios nos lo halla dado a los hombre como una medida en su amor o comprensión para decidir en la vida.

¿Dónde encontrar el libre albedrío en la Biblia?

Recientemente me ha movido el interés de hacer un estudio que pudiera ser importante sobre el libre albedrío, ya que en ocasiones lo he escuchado en forma de expresión por parte de algunas personas de que este es una especie de Don a los hombres. Después, lo que he encontrado al respecto, he decidido escribir para informar y confirmar que el libre albedrío no lo entregó Dios.

El libre albedrío o Free will del idioma inglés, es una expresión para orientar a tomar las decisiones que uno contempla ante los sucesos de la vida, con este proceso se puede decidir el elegir entre las cosas buenas o las cosas malas que te trae la vida, y como es una elección libre y personal, no se incumbe con creencias espirituales más que con simples procesos de la mente o del pensamiento para elegir o seleccionar.

Este término o manera de pensar no se encuentra en ningún lugar en la Biblia, si realizas una búsqueda avanzada en la Internet verás que no se localiza esto en las Sagradas Escrituras tal cual es el término: «libre albedrío» o «albedrío».

Hasta aquí parece que este término o pensamiento no causa daño en absoluto ¿verdad? Y si estudiamos en la Biblia como parte de la Historia del hombre ¿qué podemos conocer u observar?

En Génesis 3 estudiamos:

4 Pero la serpiente le dijo a la mujer:

—No es cierto. No morirán. 5 Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman del fruto de ese árbol podrán saber lo que es bueno y lo que es malo, y que entonces serán como Dios.

De este primer argumento aprendemos que desdé este instante se fundamenta en la tierra el libre albedrío, y en respuesta de lo sucedido ¿qué le dijo Dios al hombre sobre este hecho?

Dios advirtió a su creación, al hombre y a la mujer que si comieran del fruto que les había prohibido con seguridad morirán ya que en ese fruto está el conocimiento del bien y del mal.

En Génesis 3 aprendemos:

13Entonces Dios el Señor le preguntó a la mujer:

—¿Por qué lo hiciste?

Y ella respondió:

—La serpiente me engañó. y por eso comí del fruto.

14Entonces Dios el Señor dijo a la serpiente:

—Por esto que has hecho, maldita serás entre todos los demás animales. De hoy en adelante caminarás arrastrándote y comerás tierra. 15Haré que tú y la mujer sean enemigas, lo mismo que tu descendencia y su descendencia. Su descendencia te aplastará la cabeza, y tú le morderás el talón.

(La tradición cristiana ha visto en esta mención de la descendencia de la mujer una velada referencia al Mesías en su lucha contra Satanás y en su victoria final sobre las fuerzas del mal.)

16A la mujer le dijo:

—Aumentaré tus dolores cuando tengas hijos, y con dolor los darás a luz. Pero tu deseo te llevará a tu marido, y él tendrá autoridad sobre ti.

17Al hombre le dijo:

—Como le hiciste caso a tu mujer y comiste del fruto del árbol del que te dije que no comieras, ahora la tierra va a estar bajo maldición por tu culpa;3.17 El pecado del hombre atrae la maldición sobre la tierra, que es su morada y de la que recibe el sustento con duro trabajo la harás producir tu alimento durante toda tu vida. 18La tierra te dará espinos y cardos, y tendrás que comer plantas silvestres. 19Te ganarás el pan con el sudor de tu frente, hasta que vuelvas a la misma tierra de la cual fuiste formado, pues tierra eres y en tierra te convertirás.

De esto ¿qué aprendemos del pensamiento del libre albedrío?:

La consecuencia de el conocimiento de un camino de maldad o en verdad nos lleva a tomar decisiones que en nuestra calidad de hombres imperfectos (esto es por estar alejados del Padre Eterno) en lugar de ayudarnos a reconstruir el templo del Espíritu Santo que es nuestro cuerpo, cada día que aceptamos el libre albedrío en nuestras vidas, realmente nos puede llevar a caminos de confusión y continuar en perdición.

Es muy importante saber que el libre albedrío, no lo envió Dios a los hombres, aunque Dios sea el creador de todas las cosas y de todo el Universo, Dios de este aprendizaje, nos enseña que la obediencia a nuestros padres y sobre todo a nuestra creación, reconocer y obedecer a Dios Padre, es el camino perfecto para reconciliar el camino a la vida eterna.

Al desobedecer, Dios nos dio el recordatorio de que tomamos algo que no nos pertenecía como parte de su creación, aunque nos halla hecho a imagen y semejanza, no nos hizo idénticos a Él(para comprender esta parte es como nuestros hijos, todos son distintos aunque tengan el amor de Dios), así que de esta forma al conocer entre el bien y el mal la muerte se dio a conocer al hombre y se le terminó su eternidad para que de esta manera no existiera corrupción de por vida.

Como a través de la historia y por este evento, el hombre sigue aún sin la comprensión de la obediencia al Creador y Padre Eterno; Dios en su misericordia, nos envió dos elementos más para certificar su poder y soberanía, nos envió su poder a través de su Hijo Jesucristo en eventos que nos marcan históricamente, y a su Santo Poder, en la forma maravillosa del Espíritu Santo.

Para llegar a esta divina comprensión de las Santas y Sanas Escrituras, te recomiendo que tus oraciones estén orientadas diariamente a que el poder del Santo Espíritu sea descendiente en tus pensamientos, para que esté en tu mente y se forme la verdad en tu corazón, y que todo lo que irradies sea en forma de Luz y enseñanza a los hombres, así van a ser revelados los misterios para que vean que Jesucristo es el único camino, verdad y vida eterna hacia el padre nuestro creador Dios.

El Pensamiento Divino

Un camino visual hacia la sanidad del alma

Solía perderme en la inmensidad de los rastros de un tipo de materia oscura y aunque buscaba y trataba de brillar, se me cancelaban mis emociones divinas, y entraba en la paranoia de un mundo lleno de pecado, pensando en complacer mis deseos humanos.

El pensamiento me llevó al umbral de un nuevo descubrimiento que jamás en todos los tiempos de la historia podría descifrar, el pensamiento revolucionado actuaba bajo una influencia que para muchos les parecía demoníaco, y comenzaban a llegar ideas que provocaban calor intenso.

Pensé en ciertos momentos que este proceso es algo natural por el avance del pasar los años por mi estado físico, material y humano, y la verdad, simplemente se trataba de la emoción que mi corazón detectaba por la ansiedad y el deseo de escribir lo que sentía, era algo fenomenalmente inexplicable, parecía que eran los deseos de encontrar lo que dicen es lo más cercano a la realidad de la verdad, estaba latente (a pesar después de tener ya 23 años transcurridos de ser Cristiano) una dimensión de relación tiempo-espacial que no puedo descifrar.

Pareciera que viajé en el tiempo, más de 20 mil años hacia adelante y luego retrocedí en el tiempo por otros 20 mil años hacia atrás de la actualidad, y tuve respuestas, el hombre ha sido siempre un regalo de Dios. Él nos preparó el camino y nos dio un regalo único, y máximo… si… nos dio el corazón!

Con el corazón expresamos, hablamos y escribimos lo que sentimos, con el corazón abrimos universos alternos, con el corazón depositamos el único pensamiento eterno que se llama y es una verdadera llama natural, el amor!

Desastrosa convergencia, años difíciles, años que se anuncian los evangelios como si fuera una condenación la actitud del ser humano actual, a veces culpando, llenando con más misterios la mente de los demás, encontrando respuestas personales, sin ayudar. La humanidad se ha transformado, en un solo individuo llamado egoísmo, la sociedad comienza a terminar, el ser humano comienza la nueva era del sentimiento de pensar en ser un Dios, pensando que todo lo controla que todo lo puede, llenando baches de agujeros por consecuencia agrandando la brecha para convertirla en un cañón inalcanzable por cruzar.

De repente siento presencia divina y de repente soledad, años misteriosos que nos dejan fuera del alcance Divino con una cruel idea vaga y fuera de la realidad.

Dios es muy claro y nos comunica:

Yo soy real, Yo soy el principio, Yo soy el fin.
Yo soy tu creador.

Te hizo a imagen y semejanza, no continúes destrozando la mente con falsedades y engaños que tu mismo construiste y que sabes muy bien que no puedes crear pero si puedes y lo haces muy bien, es imaginar, la creación solo corresponde a Dios.

Dios nos dice: «Yo soy el creador».

Nosotros somos pensadores. Dios almacena todos tus pensamientos. Ahora, termina su obra que es la promesa de la Eternidad, perdona y repara todo lo que has hecho, el se dio en la cruz para lograr este objetivo eterno, con la buena voluntad hacia los demás…

Amor a Dios sobre todas las cosas y amar a tu prójimo, es la final voluntad divina de Dios el creador de todo lo visible y lo invisible!