Tu trabajo no es en vano

ha resucitado

Relato de una mujer cristiana que supo que nunca su trabajo fue en vano

María siempre fue una mujer bendecida con seis hijos, aunque su esposo murió cuando eran pequeños, ella fue una creyente fiel y confiaba en Dios en todo.

Ella conoció a su esposo cuando era muy joven y él primero creyó en Cristo, introduciéndole a la fe cristiana. Abrazó a Cristo con todo su corazón y pasaron muchos años juntos orando por su futuro matrimonio y los futuros hijos. De hecho, pasaron muchos años orando, ayunando haciendo declaraciones proféticas sobre sus hijos. Cuando su esposo murió a una edad tan temprana, estaba completamente devastada, se preguntó si Dios no había escuchado sus oraciones acerca de cómo planeaban vivir sus vidas y estar juntos para siempre. Lo que le causó mayor consternación fue que ninguno de sus seis hijos estaba vagamente interesados en las cosas de Dios, a pesar de todos sus esfuerzos, sus oraciones, su ayuno, su enseñanza y su amor.

Cuando Jesús dijo a los judíos que destruiría el templo y lo reconstruiría en tres días (Juan 2:19), ni los judíos ni sus discípulos entendieron el significado o la implicación de su declaración. Se refería a su resurrección y cómo después de ser crucificado y enterrado, resucitaría al tercer día.

Durante tres años, esta declaración que Jesús hizo no significó nada para los discípulos. Era solo una mera expresión que Jesús había hecho al ser confrontado por los judíos. Sus discípulos no comprendieron ni entendieron las palabras de Jesús hasta el momento señalado. Ef. 1: 8 dice que debemos orar para que nuestras mentes estén iluminadas. Fue solo cuando sus mentes se iluminaron a la verdad que pudieron entender la plena relevancia de la profunda declaración de Jesucristo. «Destruye este templo, y lo levantaré de nuevo en tres días». A medida que la realidad de su resurrección cayó en la cuenta de ellos, se confirmó que toda palabra viviente que procedía de la boca de su maestro y salvador Jesucristo, era verdadera.

¿No es reconfortante saber que el centavo finalmente les cayó, a pesar de que les tomó tres años?

Puede tomar un período más corto o más largo para su ser querido por el que ha estado orando, para que sea converso y adapte su vida a los pensamientos y entendimientos Bíblicos. Es posible que haya ayunado y orado sin cesar por sus hijos, esposo, esposa, relaciones, colegas o amigos para que entreguen sus vidas a Jesucristo, ¡nunca se den por vencidos! No has trabajado en vano.

Después de estos años, María vio a sus seis hijos nacer de nuevo y servir a Dios con un corazón renovado y con firmeza. Ella nunca perdió la esperanza, nunca dejó de creer y siempre tuvo fe, que Dios no solo escuchaba, sino que también contestaba sus oraciones. Todos los libros, cintas y CD que has repartido a causa del evangelio no son un trabajo en vano. Cada palabra que ha salido de tu boca para animar a un ser querido a renovar sus corazones y mentes no ha sido un trabajo en vano. Tus días de ayuno y oración no han sido en vano. Todos estos han surgido como un memorial ante Dios y tus peticiones están ante él todos los días. De hecho, «el que vigila a Israel no adormecerá ni dormirá» (Salmo 121: 4).

Sigue luchando la buena batalla de la fe. Sigue haciendo la obra de Dios con fidelidad y sencillez de corazón, sabiendo que lo que hagas en secreto será recompensado abiertamente (Mateo 6: 6). Continúa criando y entrenando a esos niños en el camino de la justicia, sigue compartiendo esos mensajes, sigue predicando y hablándole al mundo acerca de Jesucristo, continúa invitando a tus amigos y seres queridos a la comunión e iglesia. El buen Señor está de tu lado.

Sigue confiando en Dios. Cada palabra que has hablado acerca de tus seres queridos es Sí y Amén. No hay nada imposible con Dios (Lucas 1:37).

Te recomendamos que siempre sigas confiando en Dios, el jamás te defraudará.

Autor: Rubén Ramírez

CEO, Founder & SEO Manager from Group Team Solutions, Im an implementer of SEO technologies services at digital marketing industries.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.