Faro del mundo a la salvación

Jesucristo, faro, luz del mundo la salvación

Jesucristo – el faro del mundo a la salvación

¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo que Él era la luz del mundo? ¿Son los creyentes la luz del mundo también? La primera analogía que me viene a la mente es el faro. El faro es la metáfora perfecta para describir la vida cristiana. El faro es una torre alta construida sobre una base sólida con un haz de luz que ayuda en la navegación de los barcos a la costa o la desembocadura del puerto. El mismo propósito en la construcción de un faro está en estrecha comparación con el propósito de la vida del creyente a través de Jesucristo.

El faro es una torre alta que generalmente se construye en una isla o acantilado. Se construyen cerca del mar; pero, colocado sobre una base sólida sobre el nivel del mar. El faro se utiliza como refugio para los barcos perdidos con fines de orientación y seguridad. Los atributos del faro son similares a la esperanza que tenemos en nuestro Salvador. Jesucristo vino como refugio a un mundo moribundo y enfermo de pecado. Recibimos la salvación invocando el nombre de Jesucristo. Este es el único nombre en el que cualquier persona puede ser salvada de una muerte eterna. Su mismo nombre es una torre fuerte porque los justos siempre pueden descansar en la seguridad de su amor y fortaleza (Salmo 61: 3). Tenemos que mantener nuestros ojos por encima de nuestras circunstancias y mantenernos enfocados en nuestra fe en Él. Nuestro Dios es verdad. Él es nuestra roca que es incapaz de cambiar. Tenemos una base sólida en Dios a través de Jesucristo que nos da la seguridad de la vida eterna (1 Juan 5: 11-12).

El faro tiene un rayo de luz principal que gira sobre el agua en un patrón único que permite a los barcos concentrarse en su destino y evitar peligros cerca de la costa. Jesucristo es la luz del mundo. Una vez que lo aceptamos como Señor y Salvador en nuestras vidas, tenemos esa misma «luz» dentro de nosotros. Hemos sido santificados o apartados para sus buenas obras en un mundo perdido. Debido a la «luz» que está ahora en nosotros, nos hemos convertido en un pueblo peculiar (1 Pedro 2: 9). Nuestro patrón de vida debe basarse en la vida que Jesucristo ejemplificó cuando vivió en la Tierra. Debemos vivir nuestras vidas de tal manera que el incrédulo sea atraído a la «luz» en nosotros y busque la salvación a través de Jesucristo. Cuando permitimos que nuestra luz brille, ayuda a otros a tropezar continuamente en la oscuridad de este mundo. Nuestras vidas deben iluminar la esperanza eterna que tenemos al servir a un Dios amoroso y disuadir a un mundo moribundo del peligro de estar eternamente separado de Él.

El faro está en funcionamiento las veinticuatro horas del día y los siete días de la semana. Es importante que la operación constante sea una luz de guía para los barcos que salen del mar. Es imperativo que los barcos tengan una guía constante hacia la costa y que sean capaces de evitar los peligros cerca de la desembocadura del puerto. Jesucristo es nuestra luz guía. Él ilumina el camino hacia nuestro Padre celestial y nos ha dado esa misma «luz» para brillar ante la humanidad. En todo lo que hacemos; Como nuestro discurso, acciones y circunstancias, debemos dejar que las buenas obras de Jesucristo se iluminen a través de nuestras vidas a las tinieblas de este mundo. Jesús es la luz de este mundo; y como sus discípulos, somos también la luz del mundo. Siempre debemos ejemplificar la «luz» heredada a través de Jesucristo. El Señor es la luz de nuestra salvación y es el único escape del mundo de las tinieblas eternas y el camino a nuestro Padre celestial (Salmo 27: 1).

Autor: Rubén Ramírez

CEO, Founder & SEO Manager from Group Team Solutions, Im an implementer of SEO technologies services at digital marketing industries.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.